Había una vez un circo

Una semana de circo da para mucho, sobre todo para pasárnoslo en grande!. Diariamente tomábamos asiento en la gran carpa Parkilandia para disfrutar del magnífico espectáculo. Ante nosotros desfilaron los mejores malabaristas del panorama circense que nos deleitaron con lo mejor de sus habilidades, alguno de ellos nos confesó el secreto de sus números con bolas malabares…un secreto muy secreto.
No nos pudimos resistir a llevar nariz de payaso y hacernos fotografías de lo mas divertidas mientras veíamos desfilar ante nuestros ojos elefantes y leones de lo mas fieros.

Como siempre el circo nos lleva a recordar nuestros días de niñez, en los que soñar con ser trapecista era emocionante.

En Parkilandia durante unos días conseguimos ser y sentir la emoción del más difícil todavía.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies